Aprobada la ley que regulará la eutanasia en España

0
8
Foto: Banc Imatges Infermeres. Autores: Ariadna Creus y Ángel García

La norma prevé la objeción de conciencia del personal sanitario

La aprobación de la ley que va a regular la eutanasia en España ha supuesto que nuestro país vaya a ser el sexto país del mundo en regularla. Una ley que entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el BOE y que permitirá que recurran a ella aquellas personas que padezcan una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante en los términos establecidos en esta Ley, certificada por el médico responsable.

El objeto de esta Ley es regular el derecho que corresponde a toda persona que cumpla las condiciones exigidas a solicitar y recibir la ayuda necesaria para morir, el procedimiento que ha de seguirse y las garantías que han de observarse. Asimismo, determina los deberes del personal sanitario que atienda a esas personas, definiendo su marco de actuación, y regula las obligaciones de las administraciones e instituciones concernidas para asegurar el correcto ejercicio del derecho reconocido en esta Ley

Así, se entiende por eutanasia activa en esta ley “la acción por la que un profesional sanitario pone fin a la vida de un paciente de manera deliberada y a petición de este, cuando se produce dentro de un contexto eutanásico por causa de padecimiento grave, crónico e imposibilitante o enfermedad grave e incurable, causantes de un sufrimiento intolerable”.

La Ley contempla también la posibilidad de objeción de conciencia e indica al respecto que con ello se garantiza la seguridad jurídica y el respeto a la libertad de conciencia del personal sanitario llamado a colaborar en el acto de ayuda médica para morir, entendiendo el término médica implícito en la Ley cuando se habla de ayuda para morir, y entendido en un sentido genérico que comprende el conjunto de prestaciones y auxilios asistenciales que el personal sanitario debe prestar, en el ámbito de su competencia, a los pacientes que soliciten la ayuda necesaria para morir.

En ella se define la objeción de conciencia sanitaria como el derecho individual de los profesionales sanitarios a no atender aquellas demandas de actuación sanitaria reguladas en esta Ley que resultan incompatibles con sus propias convicciones.

Foto: Banc Imatges Infermeres. Autores: Ariadna Creus y Ángel García