El Colegio se congratula por la concesión a los profesionales sanitarios del Premio Princesa de Asturias de la Concordia

0
7
Foto: Banc Imatges Infermeres. Autores: Ariadna Creus y Ángel García

El Colegio de Enfermería de Alicante quiere expresar su gratitud y satisfacción por el anuncio de la concesión a los profesionales sanitarios que trabajan en primera línea contra el COVID-19 del Premio Princesa de Asturias de la Concordia en reconocimiento a su trabajo durante la actual pandemia.

Un trabajo que, como es sabido, se ha desarrollado en unas condiciones muy desfavorables haciendo necesario un mayor esfuerzo y sacrificio en todos los sentidos por los integrantes de las diferentes profesiones sanitarias españolas.

Desde el Colegio de Enfermería de Alicante se quiere expresar el deseo de que la concesión de este premio se vea correspondida desde las diferentes administraciones en mejorar las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios en general y de las enfermeras en particular, reforzando el sistema de acuerdo a las reivindicaciones que día a día se demandan desde las entidades representativas del sector.

Tal y como indica la nota de prensa difundida por la Fundación Princesa de Asturias, encargada de otorgar este premio, “los profesionales sanitarios españoles en contacto directo con los pacientes afectados por la COVID-19 conforman la primera línea en la lucha contra esta enfermedad en nuestro país y han demostrado, desde que empezó esta emergencia sanitaria, un encomiable nivel de profesionalidad y compromiso. Expuestos a una alta y agresiva carga viral, su entrega incondicional, haciendo frente a largas jornadas de trabajo sin contar, en ocasiones, con el equipamiento y los medios materiales adecuados, según quejas de organizaciones profesionales y sindicales del sector, representa un ejercicio de vocación de servicio y de ejemplaridad ciudadana. Con un espíritu de sacrificio personal sobresaliente en favor de la salud pública y del bienestar del conjunto de la sociedad, se han convertido ya en un símbolo de la lucha contra la mayor pandemia global que ha asolado a la humanidad en el último siglo”.

El comunicado añade que “los profesionales de la Medicina, la Enfermería, los auxiliares y el resto del personal del sistema sanitario que han atendido directamente a los pacientes contagiados y han realizado su labor en los principales focos de lucha contra la enfermedad del coronavirus ofrecen, con el desempeño de su trabajo, un ejemplo de los valores más estimables del ser humano. Desde los centros de atención primaria hasta los grandes complejos hospitalarios, tanto públicos como privados, este amplio grupo se ha colocado en la vanguardia de un combate en el que están implicadas, de forma intensa, otras organizaciones, empresas y, de una manera también especial, el Ejército y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El esfuerzo de los sanitarios españoles contra la COVID-19 ha permitido atender un número de casos de pacientes infectados y víctimas mortales muy elevado, realizando incluso, más allá de sus obligaciones, una labor de profunda humanidad al acompañar a enfermos ingresados y a personas cuyos familiares no podían estar presentes en sus últimas horas de vida. Esa responsabilidad ha puesto en riesgo su propia salud personal, hasta el punto de ser el colectivo más afectado por la pandemia en nuestro país, alcanzando los más de 50.000 infectados y más de 60 fallecidos, según datos facilitados por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias”. Esta candidatura ha sido propuesta por Ginés Morata, Pedro Miguel Echenique Landiríbar y Sir Salvador Moncada, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2007, 1998 y 1990, respectivamente.