La organización colegial pide la gratuidad de las mascarillas tipo quirúrgicas y de las FFP2

0
11

La Organización Colegial de Enfermería de la Comunidad Valenciana a la que pertenece el Colegio considera que las mascarillas quirúrgicas y las FFP2 deben ser gratuitas. La actual regulación de estos productos, que se han convertido por las circunstancias en bienes de primera necesidad, los ha llevado a ser un lujo para muchas familias y personas de escasos recursos económicos, ante lo cual su reutilización cuando no debe hacerse y su uso más prolongado de la cuenta hacen que pierdan efectividad y se dificulte la lucha contra la pandemia. La prolongación del uso de las mascarillas es uno de los errores más frecuentes que comete la población, muchas veces por la imposibilidad económica que tienen para adquirirlas, y esto genera un problema de salud pública, ya que ni están protegidos ni evitan la transmisión del virus a los demás. Las mascarillas quirúrgicas no deben usarse durante más de cuatro horas, mientras que las FFP2 no deben ser usadas durante más de ocho.

Además, y como se ha destacado desde el Consejo General de Enfermería, hay personas que por su actividad profesional es recomendable que usen las mascarillas FFP2 y no las quirúrgicas debido a su contacto directo con otras personas en ambientes cerrados, como por ejemplo profesores, educadores infantiles, personal que trabaje de cara al público en ambientes cerrados,… Por este motivo, es primordial crear mecanismos que garanticen el acceso a estos productos en función de las necesidades de protección y circunstancias socioeconómicas particulares que pueda tener cada individuo. Según algunas estimaciones, una familia de cuatro miembros puede gastar al año unos 1.500 euros en mascarillas.

Vacunación

Por otra parte, nos congratulamos de que la vacunación contra la covid-19 se vaya a llevar a cabo desde la red sanitaria pública. El anuncio hecho por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que esta vacunación se va a hacer desde los 13.000 centros de Primaria de España es un respaldo y un reconocimiento a la capacidad del sistema sanitario público de asumir este reto.

Ante ello, se quiere pedir que haya una adecuada organización de las plantillas y de la logística necesaria para dar una respuesta efectiva y eficaz a una labor tan ardua como será una campaña de vacunación masiva como esta y que si la vacunación se complementa con otros centros privados sanitarios o mutuas que se lleve a cabo por enfermeros colegiados.